Cajas de Caudales de la Época Imperial Española

 Durante los siglos XVI Y XVII, con la revolución en el consumo que propició la circulación de personas, ideas y objetos alrededor del mundo, surgió la necesidad de resguardar metales preciosos y demás objetos valiosos durante los viajes en cajas transportables. Para este fin, se crearon las cajas de caudales, de suma importancia durante la época imperial española. A partir del siglo XVII, comenzaron a ser fabricadas en serie en el continente europeo.

Características
de las Cajas de Caudales

  Estas cajas sofisticadas estaban forjadas con hierro macizo, material mucho más perdurable y resistente que la madera. Además, incluían un sistema de cierre sumamente seguro que protegía las riquezas guardadas en su interior. Conocidos como sistemas “de engaño”, estaban diseñados para dificultar la localización de la bocallave y la apertura del cofre.

 El sistema de cierre con pasadores múltiples de los cofres del rey garantizaba la seguridad de todo el Imperio. La cerradura con guardas de época romana, que impedían la apertura de la caja con toda llave que no fuera la correspondiente, fue utilizada hasta el siglo XVIII. Más adelante, gracias a los avances de la industria de la forja, se crearon piezas más precisas y complejas que incluían resortes, ballestas y pestillos articulados en un complicado engranaje.